Cuidado de la piel para diabéticos

Cómo la diabetes afecta la piel

Para controlar la diabetes, hay que comer bien, hacer ejercicio y seguir las indicaciones del médico. Sin embargo, hay otras consideraciones. Para muchas personas, los problemas de la piel, en general, son los primeros síntomas de la diabetes. Los niveles de glucosa en sangre más altos de lo normal toman fluidos de tu cuerpo, lo que provoca la piel seca. Cuando la piel está demasiado seca, se puede agrietar y pelar, y quedar más susceptible a una infección.


Consejos para el cuidado de la piel de personas diabéticas con piel seca

  • Mantén la piel limpia y seca. Asegurarse de que la piel esté siempre limpia y seca es importante para quienes tienen diabetes.

  • Evita las duchas y baños muy calientes. El agua caliente puede quitarle los aceites naturales a la piel, y dejarla seca y con picazón. Intenta ducharte o realizar baños con agua tibia y limita tu tiempo en el agua a 10 minutos o menos. Si tu piel está seca, no uses espumas de baño. Los jabones humectantes pueden ayudar.

  • Hidrata tu piel. Aplica un humectante inmediatamente después del baño para ayudar a retener la hidratación en la piel. Mantén tu piel hidratada con una loción humectante que ayuda a aliviar la piel seca y con picazón. No apliques la loción sobre heridas abiertas.

  • Bebe mucha agua. Reducir el consumo de alcohol y de cafeína es una sabia decisión, dado que estas sustancias pueden deshidratar el cuerpo y quitarles los fluidos a la piel.

  • Recuerda usar una pantalla solar. La exposición al sol puede dañar la capacidad de la piel de protegerse a sí misma, por eso, elige una pantalla solar con una protección de alto espectro (UVA y UVB) con un FPS de 30 o más y resistente al agua.